El árbol fosilizado de hace 10 millones de años

Después de varios años de estudio pudimos concluir que el árbol fosilizado encontrado en las alturas de la provincia de Espinar, región de Cusco, tiene 10 millones de años, lo que significa que es 40 veces más viejo que la humanidad. Los árboles pudieron ser tan altos como un edificio de 10 pisos.

Explica la paleontóloga colombiana Camila Martínez, becaria posdoctoral en el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, en Panamá, a la Agencia Andina de Noticias que las rocas y los fósiles en la meseta central andina contienen información única para entender el levantamiento de los Andes. Y el lugar elegido fue el Perú.

La región de Cusco ahora se caracteriza por el inclemente frío seco y el viento que azota. En las últimas décadas muchos científicos del área de las Ciencias de la Tierra se han interesado por el estudio de las rocas del altiplano peruano y boliviano, porque albergan la historia geológica de cómo y cuándo se levantó la cordillera de los Andes.

Durante tres años un grupo de científicos y estudiantes de instituciones de investigación y universidades norteamericanas y latinoamericanas viajaron a Espinar para colectar fósiles de plantas, que incluían polen, madera y hojas.

Se hicieron tres expediciones, cada una de varias semanas. La primera en 2014, luego en 2015 y la última en 2016. “Nuestra base era Espinar y de ahí explorábamos todas las zonas aledañas que corresponden a la cuenca de Yauri. Los años posteriores fueron de observación de muestras, análisis de datos, escritura y publicación”, contó a la Agencia Andina.

Restos de árbol fosilizado encontrado en Cusco.

Excavación

Los investigadores explicaron a los habitantes cuál era el objetivo y, de inmediato, los llevaron a conocer un enorme árbol fosilizado que había sido excavado por Florentino Tunquipa.

“Al verlo quedamos impactados porque no esperábamos encontrar árboles fosilizados tan grandes en ese lugar. Empezamos a preguntarnos qué árbol podría ser este, por qué estaba allí y qué tan viejo era”, revivió la paleontóloga experta en botánica.

Este árbol tenía 75.4 centímetros de diámetro y una longitud aproximada de 6 metros. Por el diámetro se puede estimar que tuvo una altura de entre 29.8 y 34.6 metros.

El árbol entregó evidencia clara de que el pasado del altiplano era muy diferente al de hoy en día, tras estudiar otros cientos de fósiles encontrados. No solo eran de madera, sino también de hojas, frutos, polen y esporas de plantas, así como las rocas que los contienen.

Otro hallazgo de la investigación, publicados en la revista científica Science Advances, sugieren que el levantamiento de la cordillera de los Andes causó una reducción en la precipitación del norte del altiplano.

“Esto fue una gran sorpresa porque nos daba una evidencia clara de que en tan solo 4 millones de años la elevación había cambiado cerca de 2,000 metro. Con ello la vegetación y el clima, este no solo era más cálido sino también casi tres veces más húmedo que hoy en día”, reveló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *